Comparte este post

¿30 años soltera y sin hijos?

Seguro te han preguntado esto muchas veces. O a lo mejor, tienes veintitantos y recién te lo están empezando a preguntar. Este artículo está dedicado a todas ustedes. Y a ustedes, hombres, también, pero creo que la diferencia entre nosotros ya la saben.

Es el tic tac dentro nuestro que nos dice que ya es hora. No sé, yo no escucho nada. Quizás mi reloj está malo, se le acabó la pila o fue una falla de fábrica y no lo tengo dentro. ¡Estoy seca por dentro! ¡Soy mala y egoísta!




Tengo más de treinta años y no tengo hijos porque tengo muchísimas cosas que hacer en esta vida antes de tener hijos. Es más, ni siquiera sé si quiera tener hijos. La lista es larga: quiero hacer un máster, quiero ir a Rusia, quiero hacer voluntariados, quiero vivir en Asia y un gran etcétera. Y no veo unos mini me en ese cuadro.

“Cuando los tengas, te va a cambiar la vida”

De eso estoy 100% segura. Y no estoy añorando esos cambios. Ya me cuesta lo suficiente levantarme a las 7 am para trabajar como para despertar 3 veces por noche a dar leche o lo que sea que hagan las guaguas 3 veces por noche.

“No conoces el amor hasta que tienes hijos”

tengo treinta y no tengo bendiciones

Mi cara cuando se acaba el papel confort o me hacen ese comentario.

Quizás, quizás no. Hay casos de madres que abandonan a sus hijos —y cosas peores— y ese amor nunca les llegó. Lo que tú sientes es súper válido. No busco ofenderte. Pero lo que yo y todas las mujeres en mi posición sentimos también es válido. Y no somos menos mujeres por eso. Además, ser madre no te da derecho a mandarte frases tan cursis.

Entiendo que el amor que sientes por tus hijos supere cualquier cosa. Lo veo en mis amigas, en mi mamá. Pero el sentido tras ese comentario es decir que no eres una persona completa sólo porque no tienes hijos. Peor aún: quizás tuviste un hijo y te dio depresión post parto y te sientes culpable por no sentir ese amor gigante del que hablan. O quizás te arrepientes.

 

Creo que lo adecuado es decir “YO no conocía el amor hasta que tuve a mi hijo o hijos”. ¿Te das cuenta? Sutilezas del lenguaje que significan mucho.

Voy a ser franca: no logro entender que en Chile (en Sudamérica en general, pero también en países como China) se haga tanto esta pregunta. Hay otros países con sociedades un poco más avanzadas donde te miran como si les hubieras preguntado cómo son tus relaciones sexuales con tu marido. (Caso real: eso le respondió una lectora a quien osó hacerle esa pregunta).




Sí, así de personal es tu pregunta. Es algo que no le incumbe a nadie más que a mí y a mi útero, pero ya que estamos hablando del tema, te respondo. Y no sólo por mí. La verdad es que prácticamente nadie me hace esta pregunta —no sé si es porque me veo virginal y pura o porque me tienen miedo—, pero te respondo por todas mis lectoras a las que les viven haciendo esta pregunta y están cansadas. Porque tu prejuicio aburre, cansa.

¿Qué pasa si la persona a la que le estás preguntando no puede tener hijos? ¿O su pareja es estéril?

Una cosa es tener un interés genuino en saber, pero muchas veces, en Chile al menos, hay una tremenda carga de prejuicios detrás de esta pregunta.

Pobrecita, no tiene perro que le ladre.
Debe ser insoportable.
Se le va a pasar el tren.

Comadre, estamos esperando el avión. A nadie le falta Dios, créeme. He visto mujeres bastante menos agraciadas y mucho más insoportables, muy casadas a los 24 años y ya con 4 bendiciones a su haber.

“Eres egoísta”

A veces me dicen que soy egoísta porque no quiero procrear, pero ¿no es más egoísta tener hijos sabiendo que hay niños sin padres deambulando por las calles? ¿Sabes cuántos niños huérfanos hay en Chile? “Es que en este país es muy difícil adoptar”, te van a responder. Pero, ¿lo has intentado? ¿Y si adoptas en otro país? Porque ESE sí es un acto de generosidad enorme. Tener tus propios hijos es biología, deseo de traspasar tus genes, no generosidad.

“¿Y quién te va a cuidar cuando seas anciana?”

Si esa es tu razón para tener hijos, hazte ver.

¿Sabes porqué las mujeres de escasos recursos tienen muchos hijos, desde temprana edad? En parte, por falta de educación sexual. Pero también porque es lo único que es realmente suyo. Se aferran a sus hijos. Tengo la suerte, la gran suerte, de haber recibido una buena educación y posibilidades. Puedo darme “el lujo” de decidir sobre lo que quiero hacer con mi vida.

No tengo instinto maternal. Me fascinan los animales y puedo cuidarlos como si fueran mis hijos. Si sé, no se pueden comparar los animales con los niños, no es mi intención. Me gustan los niños, me parecen tiernos y siempre me sonríen. Pero siempre que sean ajenos y yo pueda volver a mi vida sin ellos. Irónico, pero es muy probable que sea muy buena madre si es que decido serlo.

Muchas de mis lectoras aún están tratando de entender qué les hace feliz y qué paso quieren dar. No estás aportando con tu crítica, no estás siendo empática, estás siendo una galla sapa y penca. No presiones a tus amigas ni a nadie.

Vivo en un país donde el derecho de los niños no está garantizado. Ni siquiera mi salud está garantizada. Por un aparente simple dolor de estómago gasto 60 mil pesos en medicamentos. Otros 12 mil en mi Eutirox dfe 126 mg. 100 mil en exámenes. Todo eso en un mes. No tengo los medios económicos para mantener a un niño porque los hijos cuestan plata. Sería muy irresponsable de mi parte si así lo hiciera.




Tengo más de 30 y no tengo hijos ni me he casado porque no he querido, no porque “no he podido”. Jamás ha sido mi sueño entrar de blanco a una iglesia de la mano de mi padre. Ni siquiera soy católica, soy atea desde los 9 años. No quiere tener hijos y es atea, es el demonioooo. Incluso trabajé diseñando vestidos de novias y me sentía muy ajena a ese mundo. Pero no las juzgaba. Si eso las hace feliz, bien por ellas. Pero que no venga alguien a criticarme porque no sea algo de mi interés.

Lee también:

La realidad del trabajo en cruceros

“No has encontrado al adecuado”

La que me dijo eso… su marido andaba en Tinder. He visto varios maridos en Tinder. Si cuesta encontrar un marido fiel, ni hablar de un padre comprometido. ¿Cuánta gente pensó que había encontrado al adecuado y ahí están, tramitando sus divorcios?

¿Significa esto que nunca me voy a casar ni tener hijos?

No sé. Pero no voy a dejar que un tic tac imaginario dicte lo que tengo que hacer con mi vida. Mucho menos la presión social.

Nunca me han dicho abiertamente que soy un bicho raro, pero no me extrañaría si alguien lo comentara a mis espaldas. El bicho raro eres tú. Estamos en el siglo XXI, muchas mujeres no creemos que ser madres es lo único que dará sentido a nuestras vidas. Es más, hay mujeres que se arrepienten de haberlos tenido o habrían preferido tenerlos después, pero en su tiempo no podían manifestar algo así.

Somos personas, luego mujeres y después, quizás, seamos madres.

¿Cuántas mujeres traspasan sus frustraciones a sus hijos o intentan proyectarse a través de ellos? Yo no quiero eso. Quiero ser una persona realizada y luego ver si me animo a formar familia, aunque por ahora no tengo interés alguno.

Yo te propongo algo mejor: ¿qué tal si yo soy feliz con mi vida sin hijos y tú con la tuya, con hijos?




Ya no estamos en los tiempos en que podamos ejercer nuestra mentalidad por sobre la de los demás. A las mujeres nos ha costado SIGLOS de liberación y, créeme, tus ideas retrógradas no están de la mano con los tiempos. Porque si me lo dice mi abuela de 94 años, lo entiendo, pero tú, vive y deja vivir.

Esto es para ti amiga de 25, 35, 45 años que no quiere tener hijos ahora o nunca. No estás sola, somos una cofradía. Y si los tienes, hazlo cuando TÚ quieras, no porque tu tía del sur te hinche las pelotas todos los días. Si tu círculo de amigas (esas que se casaron todas con vestido blanco strapless) te huevea para que tengas hijos y te cases y les has dicho que no te gusta ese tipo de presión, no son amigas de verdad. Cambia de círculo. Sé la Samantha Jones que secretamente quieres ser. Y cuando te pregunten porqué no tienes hijos, mándales este artículo 😉

En la próxima edición: tengo más de 30 y descubrí que hay vida después de los venticinco.

Sígueme en Instagram. Subo más cosas así —y de viajes— a mis stories!

[metaslider id=”10968″]

Comparte este post
Categorías: Blog

Periodista especializada en Comunicación Digital y diplomada en Historia. Trabajo remoto creando contenido para diversas marcas, realizo charlas sobre Marketing y Turismo, y escribo para la Promoción Oficial de Chile (SERNATUR) en el mercado nacional e internacional (Chile Travel y Chile Es Tuyo). Si necesitas mis servicios profesionales, no dudes escribirme a lavidanomade@gmail.com. Véamonos en Instagram Facebook y Twitter.

3 commentarios

Katina · 13 diciembre, 2018 a las 7:33 pm

Hola. Te he leído varias veces por distintas cosas y por otras casi nunca comento. Hoy creo que lo que me llevó a comentarte no es el tema. Es que hayas decidido ser atea a los 9 años. Yo dejé de ser católica por esa edad (no sé si 9 ó 10) y me volví agnóstica. Pero no conocía un caso similar, hasta que te leí recién. Bueno y por otras cosas así hoy me dieron ganas de comentar…. Pero sobre el tema del artículo. El tema de sola/soltera/sin hijos post “edad de merecer” ya no es tema para mí, no sé si alguna vez lo fue siquiera. Hace muuucho rato que vivo en un círculo donde esta posición (como la tuya) es tan neutra como que te gusten más las manzanas rojas o verdes. O sea, no se discute y es cosa tuya. PERO lo que quisiera aportar al artícuo es que muchas veces uno tiene que tener lista de potenciales preguntas que pueden aparecerte de repente y que no quieres responder, pero tampoco entrar en polémica -como esta de por qué estás soltera post 30 y/o sobre los hijos- y puede surgir en el cumpleaños de alguien querido, por ejemplo, y por ende, una sugerencia que a mí me ha sido útil es prepararte. Ten tu lista de esas preguntas y desarrolla tus “tapa-preguntas” para cada una. Un atpa pregunta es eso. Algo que no responde pero atajar el tema. Un ejemplo sería “ahora no puedo hablar de eso”… En cuanto a que no respondes. Ahora, ese tapa pregunta es demasiado general y no es definitvo (pues puede dar paso a ¿por qué no? y ¿cuándo? o lo que sea). Pero si te preparas, y tienes tu tapa pregunta ok para cada pregunta específica, todo será como la reacción vacuna de enzima – antígeno . O sea, todo máa fácil, efectivo y fluido, como navegar por aguas calmas ;).

Carina Fossati · 9 noviembre, 2018 a las 3:29 am

Querida me hiciste acordar mucho a una nota que escribí hace dos años
➡️ https://www.busqueda.com.uy/nota/mujer-soltera-no-busca

Justo ayer me preguntaron ¿Qué hacés sola? Y respondí “estoy soltera, no sola. No es lo mismo”. Ni te digo el tema de los niños!!!

Natalia · 7 noviembre, 2018 a las 7:26 am

Te aplaudo! Y te agrego comentarios que me han hecho, “mirá que el reloj biológico corre”, ya estás grande “no podes ser tan exquisita a la hora de salir con alguien, mirá q te queda poco tiempo”.
Tengo 35 parece que las mujeres solo nacemos para casarnos y ser manás. Me fui del grupo de WhatsApp de la escuela secundaria porque lo único que hablaban era de eso. Ninguna de realizarse en lo profesional o planes futuros en lo personal, yo la única sin hijos tenía que aguantar ese tipo de frases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inline
Inline