Comparte este post

Visitando un bar gay en Moscú

En mi viaje a Rusia, fui a un bar gay en Moscú. A pesar de que soy heterosexual, no es raro que frecuente bares gay por el ambiente y, especialmente, la música. Soy una persona sumamente tolerante con las diferencias de todo tipo y es algo que intento reflejar en este blog y en mis redes sociales.

Mi trabajo como voluntaria de Worldpackers consistía en hacer actividades por la capital rusa para los huéspedes de mi hostal. Me hice bastante amiga de un grupo en particular, a los que un día les sugerí la idea de hacer algo distinto.

¿Por qué ir a un bar gay?

Esto preguntaron todos, muy serios. Simple: Rusia es un país donde reina la homofobia. ¿Qué puede ser más underground que un bar gay en Moscú? Todos asintieron y estuvieron de acuerdo en ir un sábado por la noche. Luego más gente del hostal se enteró de la idea y se sumaron. Al final, éramos más de 10 extranjeros en busca de un bar gay en Moscú.

Uno de los viajeros encontró rápidamente un bar en Google: el bar 911. Nos fuimos caminando y entramos en un edificio. El bar estaba en un subsuelo. Al abrir, el portero nos miró extrañados. En un un muy buen inglés, nos dijo: Chicos, ¿saben que esto es un bar gay?




¡Sí!, dijimos todos, muy convencidos. Nos dio la bienvenida, pagamos 250 rublos por la entrada y ahí estábamos, en nuestro bar gay en Moscú, el cual se dividía en dos ambientes, una barra y una pista de baile con un pequeño escenario. De pronto, los rusos del bar empezaron a hablarnos, curiosos. Luego de un par de vodkas, era evidente que estaban felices de vernos ahí. Nos abrazaban, cantaban y bailaban con nosotros: Sergei, que casi llora cuando le dije Yo amo Rusia en ruso; Sasha, que apenas hablaba inglés, pero no paraba de sonreír; el otro Sergei que había ido a Chile y cantaba en español.

¿Es peligroso viajar a Moscú siendo gay?

Hablando con los rusos del bar gay, saqué como conclusión que hay que tomar ciertas precauciones, ser de bajo perfil y disimular. El sólo hecho de ser gay no significa que vas a sufrir persecución en Rusia, pero sí existe la posibilidad de que te caiga algún insulto o alguna agresión de un grupo concreto de gente. No llamar mucho la atención es clave.

Vive de tu blog de viajes – Mitos y leyendas

La experiencia en el bar gay en Moscú no fue muy diferente a otros bares: gente bailando, compartiendo y bebiendo. Lo que lo hizo diferente fue la gran acogida que recibimos.

Al irnos, el portero nos advirtió: no miren a nadie, pidan un taxi y váyanse a su hostal. Paranoia o no, a altas horas de la noche podemos encontrar personas ebrias en las calles. Algunos tienen fijación con la gente que sale de los bares gay. Ser homosexual en Rusia no es fácil y puede ser peligroso, por eso entendí que los rusos del bar estuvieran tan felices de ver un grupo de extranjeros de mente abierta compartiendo con ellos. Fue una de las mejores noches en mi viaje por Rusia.

Te puede interesar:

 

Qué hacer cuando una aerolínea pierde tu maleta

Itinerario por España: Barcelona, Valencia, Madrid y un roadtrip por Andalucía



Comparte este post
Categorías: Blog

Fran Opazo

Periodista especializada en Comunicación Digital y diplomada en Historia. Trabajo remoto creando contenido para diversas marcas, realizo charlas sobre Marketing y Turismo, y escribo para la Promoción Oficial de Chile (SERNATUR) en el mercado nacional e internacional (Chile Travel y Chile Es Tuyo). Si necesitas mis servicios profesionales, no dudes escribirme a lavidanomade@gmail.com. Véamonos en Instagram Facebook y Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *