El proyecto Ave Fénix del tren del Cajón del Maipo es una iniciativa que busca mantener vivo el patrimonio ferroviario de Chile gracias al aporte de quienes visitan el circuito.




El Fénix es un pájaro que, según relata la mitología griega, se consumía por acción del fuego, pero luego resurgía de sus propias cenizas. El sueño de Luis León Vera se titula Proyecto Ave Fénix, con el que busca recuperar del olvido el Ferrocarril Militar El Volcán.

A partir de 1810, este tren conectó la zona de Puente Alto, Santiago, y El Volcán, en el Cajón del Maipo y servía para el transporte de carga y pasajeros en los distintos poblados y localidades del interior del Cajón del Maipo. Los santiaguinos lo utilizaban para salir de la ciudad y disfrutar de la naturaleza presente en las afuera de Santiago.

Sin embargo, las pendientes y rutas dificultaban la velocidad del tren. La modernidad se hizo presente y necesaria y la carga de los yacimientos mineros se empezó a transportar en camiones. Las demandas del mundo contemporáneo forzaron a los pasajeros a privilegiar la rapidez por sobre el romanticismo del viaje en tren, optando por el uso de automóviles particulares y buses rurales. En 1985 las vías fueron levantadas y los trenes abandonados.

Gran parte de la vida del militar retirado Luis León está conectada a este tren debido a que trabajó como maquinista del emblemático ferrocarril del Cajón del Maipo. Su proyecto Ave Fénix se inició cuando logró que el Ejército de Chile le entregara la estación El Melocotón. Luego, consiguió la locomotora a vapor y otras a diesel, y varios coches que él mismo está restaurando junto a otros colaboradores.

 

Actualmente tiene en funcionamiento una de las locomotoras diesel y un coche de madera y restauró la vía principal y dos desvíos, alrededor de 500 metros de vía donde los visitantes pueden realizar un pequeño circuito.

Personas comunes y corrientes como don Luis están entregadas a rescatar el patrimonio nacional, una tarea que debiera estar en manos del Estado. Cuando se ha consultado a las autoridades sobre este tema, la respuesta ha sido un tanto vaga. Se dice que la inversión es demasiado grande, que la mitad de Chile vive en la Región Metropolitana y que es improbable que exista un tren de larga distancia.



Con mayor razón se debería incentivar la implementación de trenes de corta y larga distancia y empezar de ese modo a descongestionar y descentralizar el país. Crear un tren pensando en el turismo, donde se privilegie el viaje por sobre el destino.

Pero esto es Chile, donde importan los intereses de algunos por sobre el patrimonio, el turismo y el desarrollo del país. Soñar es gratis y yo sueño con un tren que conecte Chile de norte hasta donde permita la geografía del sur del país, así como don Luis sueña con que su tren renazca entre las cenizas como el ave Fénix.

El Proyecto Ave Fénix se encuentra frente al Restaurant El Montañés en la localidad de El Melocotón y se puede visitar durante los fines de semana y festivos. La tarifa es voluntaria y es gracias a estos aportes que se sostiene este proyecto.




Fran Opazo es viajera y periodista con mención en Comunicación Digital. Creó La Vida Nómade en 2014 y en 2017 fundó AChileTB, la 1era. Asociación de Blogs Chilenos de Viajes. Y como encuentro terrible hablar en tercera persona, ahora hablaré como yo: también colaboro en distintos medios de turismo y realizo charlas sobre la importancia del periodismo de viajes y los medios digitales en la industria del turismo nacional e internacional. Lee más sobre mí en este enlace.

Véamonos en Instagram Facebook y Twitter.

Inline
Inline