Durante semanas —meses me atrevería a decir— estuve pensando en escribir este artículo. Pero no sabía cómo hacerlo sin sonar pesada. Yo no soy una experta absoluta ni la mejor de los blogs chilenos de viajes, ni pretendo serlo. Cuando nació esta web, fue durante una época complicada donde con suerte tenía tiempo para ir al baño. Sin embargo, en este año que llevo con LaVidaNómade me he encontrado con un mundo bloguero muy distinto al que yo conocía.

Me explico: hace muchos años, tuve un blog donde escribía sobre música británica y sobre mi banda favorita, The Smiths. Sin pretensión alguna, esta página se hizo muy popular en ese nicho. Según el contador de la página —Google Analytics todavía no nacía— recibía entre 15 mil y 20 mil visitas al mes, de todas partes del mundo. Nunca lo vi como un negocio, sin embargo, empecé a recibir regalos: libros desde Portugal, discos desde Perú y EE.UU., postales desde México, entre otros. Además, me invitaban a fiestas y a conciertos. Nunca gané un peso, pero me ahorré mucho dinero. A fin de cuentas, era una fanática de la música británica haciendo lo que más le gusta: escribir.

Lee también OPINIÓN DE LOS BLOGS CHILENOS DE VIAJES

Mucha agua ha pasado bajo el puente y cerré ese blog por motivos personales. Google Analytics y Adsense hicieron su aparición y, de pronto, bloguear se convirtió en un trabajo. Cuando estaba en la universidad, un profesor de medios digitales me dijo “Vi tu blog de viajes y me gustó. Ahora tienes que preocuparte del SEO”. Ya no bastaba con escribir sobre lo que me gusta, ahora había que elegir palabras clave, generar tráfico, hacer ruido. Generar contenido de buena calidad parece ser, en muchos casos, un aspecto secundario. Lo importante es que te retuiteen, subir en la página de los buscadores, tener muchos seguidores, aunque no lean más allá de un título. “Queremos tus clics, somos esclavos de Google” parece ser la consigna.

mapa_analytics

Queremos clics de todo el mundo. Mapa de Google Analytics.

 

Los blogs nacieron para darle voz a aquellos que no forman parte de los medios tradicionales. Estaba eso de ser amateur, ser medio punk, do it yourself, pero ya no. Ahora un blogger se vende como “editor, fotógrafo, escritor, diseñador”, incluso cuando presenta fotos pixeleadas y muchas faltas en sus textos. Pero seamos francos —y realistas—: lanzar un blog en un tema de WordPress no te hace diseñador web ni escribir bonito te convierte en escritor profesional. ¿A qué se debe tanta pretensión?

Otro hecho que me llamó la atención fue la cantidad de contenido similar —por no decir igual— que encontré en muchos blogs. Me gusta viajar y es evidente que me gusta leer sobre viajes. A veces entro a sitios que se ven prometedores, con un nombre sexy, muchos seguidores y fotos increíbles, pero leo el contenido y me siento estafada. Cuando recién empecé en el mundo de Twitter —pasé del amor al odio en menos de un año— me encontré con una serie de medios y de blogs de viajes dando el mismo consejo para empacar: estaban todos con la tontería de meter pasta de dientes en la bombilla o metiendo billetes en el envase de Chapstick. ¿Esto es bloguear en el siglo XXI? ¿Copiar contenido y reproducirlo? Pensé que ese era un truco de los medios tradicionales cuando necesitan rellenar. Pero no. Parece que un blog tiene que estar actualizado y ser compartido, aunque su contenido sea, literalmente, una copia de la copia. Además, muchos blogueros se han olvidado de sus lectores para darle el gusto a marcas u oficinas de turismo.

bombilla

El consejo “estrella” del 2015.

 

Por otra parte, me encontré con una competencia ridícula y una actitud pedante, al menos entre algunos blogs chilenos de viajes. Con ese pensamiento del siglo pasado no vamos a llegar a ninguna parte. Colaboración señores, eso es lo que permite crecer. Existen otros blogueros —chilenos e internacionales— tanto o más buenos que tú. Sin embargo, creo que el aspecto de comunidad lo tienen mucho más arraigado entre los bloggers españoles, peruanos y mexicanos.

Ya me alargué bastante. En resumidas cuentas, creo que está bien profesionalizar y monetizar un blog de viajes o de lo que sea, pero también creo que hace falta más colaboración, menos copia, pero lo más importante es que falta más corazón y menos SEO, más viaje y menos computador.

 


Fran Opazo

Periodista especializada en Comunicación Digital y diplomada en Historia. Trabajo remoto creando contenido para diversas marcas, realizo charlas sobre Marketing y Turismo, y escribo para la Promoción Oficial de Chile (SERNATUR) en el mercado nacional e internacional (Chile Travel y Chile Es Tuyo). Si necesitas mis servicios profesionales, no dudes escribirme a lavidanomade@gmail.com. Véamonos en Instagram Facebook y Twitter.

3 commentarios

Una opinión de los blogs chilenos de viajes | La Vida Nomade · 10 mayo, 2017 a las 1:48 pm

[…] más de un año escribí un artículo sobre los blogs de viajes y de cómo me inicié en la blogósfera con un blog de música hace veinte años. Ahí expliqué […]

Así es viajar trabajando en cruceros - Entrevista viajera · 23 febrero, 2016 a las 8:43 am

[…] uno de tus artículos hablas sobre los blogs de viajes y le das bastante duro a cierto tipo de blogs que solo viven […]

Carta abierta a la periodista que plagió mi artículo ⋆ La Vida Nómade · 1 febrero, 2016 a las 11:59 am

[…] hace pocos días escribí Una opinion de los blogs de viajes, una reflexión personal sobre lo que ocurre en los medios y blogs, donde hay mucha copia y poco […]

Los comentarios están cerrados.

Inline
Inline