La otra Shanghai, la ciudad que ya no se resiste al paso del tiempo

Shanghai es una ciudad obsesionada con la modernidad. Muestra de ello son los arbustos perfectamente recortados que decoran la enorme y poco tradicional entrada de una tienda de diseñador en pleno barrio de la Concesión Francesa. A veces no sabes si estás en los Campos Eliseos de París o en la Quinta Avenida de Nueva York. Las luces te confunden. También el lujo. Y es que esa confusión no es casualidad.

Los viejos edificios construidos antes del término de la Segunda Guerra Mundial han sido remplazados para que la modernidad occidental entre con total desparpajo. Aún así, todavía es posible conectar con un extracto de la otra Shanghai, ese pedazo histórico de la ciudad que sabe que sus días están contados. En una esquina cerca de la estación Xiaonanmen, una mujer prepara una sopa en una cacerola. No es una vivienda, sino un restorán del barrio. Los comensales sorbetean la sopa, impávidos ante el paso del tiempo. En la calle abundan los gatos solitarios, los peatones en sandalias y los ciudadanos en vehículos de dos ruedas.

En plena acera hay ropa tendida. También en las ventanas. Los letreros desteñidos delatan el paso de los años y la falta de interés en remozarlos. A solo unas cuadras hay un hostal donde se quedan europeos del Este que vienen a trabajar, chinos de otras provincias y uno que otro viajero curioso que está en busca de la Shanghai más tradicional. Antes de 1990, la ciudad consistía básicamente en comunidades de longdang: pasadizos interconectados donde se tejía la historia de la vida de barrio. Hoy la metrópolis avanza, pero se niega a sí misma y se convierte en una versión futurista, una gran urbe que mezcla elementos de la arquitectura francesa y escaparates de las capitales más modernas del mundo, recordándonos en cada gran esquina que hoy Shanghaii es una poderosa economía que sobrevive por sí misma.

Sin embargo, el interés por salvar la historia viva de Shanghai es casi inexistente: hay balcones que se asoman atrevidos a la calle, amenazando con dejarse caer. Son los vestigios de los años y la decadencia de los materiales de estas construcciones de más de cien años. Y es que en China un siglo es apenas un retazo de su historia, un paréntesis insignificante que no evoca dinastías, templos ni emperadores. Sus habitantes son los primeros en celebrar la demolición de sus antiguos barrios: sueñan con vivir en los rascacielos de Pudong y recibir una buena compensación por el territorio —cada vez más escaso en la acelerada Shanghai—, conscientes de que sus viviendas no resistirán el paso del tiempo y se entregarán al completo olvido.

Antes que nos demos cuenta, la ciudad de contrastes dará paso a oficinas, estaciones de metro, condominios de lujo, abrazando por completo a una nueva Shanghai donde no hay espacio para la nostalgia. La cocinera del restorán de la estación Xiaonanmen me dice una palabra que lo resume todo: renovación, y hace una mueca que imita a una poco convincente sonrisa. Quizás intuye que no tiene otra opción más que aceptar las agresiones de la modernidad y dejar ir cien años de historia sepultados bajo la insostenible marcha de los nuevos tiempos.SaveSave




SaveSave


Fran Opazo

Periodista con mención en Comunicación Digital y un diplomado en Historia. Colaboro en distintos medios y realizo charlas sobre la transformación digital en el turismo. El 2018 empecé a trabajar en una agencia de Marketing Digital y a escribir contenido para la Promoción Oficial de Chile en el mercado nacional e internacional (Chile Travel y Chile Es Tuyo). Si necesitas mis servicios profesionales, no dudes escribirme a lavidanomade@gmail.com. Véamonos en Instagram Facebook y Twitter.

2 commentarios

Jairo · 22 enero, 2018 a las 8:59 am

A mí me tinca mucho Shanghai, pero creo q me quedaré con gusto a poco con 5 días, por eso había pensado en HK. En fin, investigaré más para ver cómo me organizo
Gracias por tu comentario

Jairo · 19 enero, 2018 a las 8:28 am

Hola Fran… siempre te leo y te doy gracias por compartir tus experiencias.
Quisiera preguntarte… si tuvieras 5 días para recorrer, con qué ciudad te quedarías: Shanghai, Tokyo o Hong Kong?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inline
Inline